Me gustaría empezar esta nueva entrada con una queja, como apoyo a todas las profesionales en terapias naturales, osteopata, fisioterapeutas, masajistas e incluso enfermeras que hoy en día se quejan, podemos ver las noticias, de hombres que no saben ver a una mujer sin preguntar si tras sus servicios profesionales hay un final feliz.
Me gustaría continuar explicando la diferencia del masaje erótico y el masaje tantra.

EL MUNDO DEL MASAJE: cuantas veces he leído esta frase en anuncios de prostitución, independientemente de si quien usa esta frase es una profesional en terapias manuales, holisticas o fisioterapeuta. Puedo ver esta frase como si masaje y prostitución fueran los mismo, ¿puede una masajista, fisioterapeuta o practicante de terapias naturales ejercer la prostitución?, por supuesto ¿puede ofrecer sus servicios profesionales junto con extras propios de la prostitución?, la respuesta es, si.
Pero la mayoría de profesionales no ejercen, ni han ejercido, ni piensan ejercer ningún tipo de práctica sexual, ya sea relación o un final feliz (manual) y se sienten muy ofendidas cuando un hombre pregunta por sus masajes y a continuación la pregunta, ¿haces algún tipo de final? o lo insinúan en una consulta profesional, eso hace sentir mal a muchas mujeres…caballeros, esto ya se encuentra en la publicidad adecuada, un puñetazo debería ser el final tras esta pregunta a una profesional.

Se usa la frase «El mundo del masaje» como quien habla del «mundo del porno», he leído anuncios que dicen cosas como «muy morbosa, me inicio en el mundo del masaje» ja ja ja… no puedo evitar me entre la risa, jamás he leído «muy morbosa, me inicio en el mundo de la arquitectura, tus planos con final feliz».

Por esta regla, cualquier profesión podría alegrarse con finales felices, si se ofrecen de mujer a hombre. Entiendo que un trato tan cercano e íntimo puede mezclarse con otras prácticas, pero en estos casos, el masaje no tiene porque ser dado por una profesional del masaje para éste fin, por lo que nadie estudia para ejercer la prostitución, que haya profesionales «masajistas» ofreciendo éstos servicios es un plus que debe agradecerse, pero no ofender a quién no lo hace porque nadie estudia para puta, ejercer la prostitución es digno y un oficio que se puede dar con clase, pero no es una profesión, hasta día de hoy no hay estudios para ello, por lo que ninguna mujer que estudia para tratar el cuerpo humano está estudiando para prostituirse.

EL MASAJE ERÓTICO: esta modalidad de masaje la puede dar cualquier persona con o sin formación en ninguna modalidad ni conocimiento previo en masaje. Es un masaje que se basa en la intención y el éxito de éste depende del buen hacer del que realiza el masaje y la predisposición o no del receptor. Por lo que es un masaje que puede realizarse en pareja o la persona que deposita su confianza en ti, ya sea con la intensión de propiciar un encuentro íntimo más placentero y menos frío o con la intensión de llevar a una persona con dificultades de concentración y tensión por estrés a relajarse para que pueda disfrutar de un encuentro íntimo sin la presión mental.

EL MASAJE CON FINAL FELIZ: esta modalidad exige unos conocimientos mínimos en masajes por parte de quién lo realiza, la idea es la mezcla de un masaje casi a la altura de algo profesional con lo que se conoce como final feliz (una paja o trabajo manual) por parte de quien realiza el masaje. Actualmente en diferentes publicidades que podemos encontrar han ampliado el tradicional «final feliz» a una amplia gama de finales sexuales.

EL MASAJE TANTRA: el masaje tantra como tal, no existe, se trata más bien de un «Ritual Tantra». Para entender el tantra se necesitan años de estudios y práctica, es una religión que se practica en el Hinduismo y Budismo, con diferentes matices.
El tantra es una disciplina que está centrada en el misterio de la sexualidad, y aparece en la India en el primer milenio con diversas escuelas.
Como practicante de tantra y estudiante de ésta disciplina, desde hace ya muchos años, como parte de mi crecimiento personal, os aseguro, el tantra es una disciplina que incluso cuando empiezas no entiendes realmente hasta que te sumerges durante meses e incluso años.

El TANTRA está de MODA, pero no el tantra auténtico, está de moda lo que creemos que es el tantra, el misterio y el morbo que implica que una religión explore la sexualidad como parte de la vida y no sea excluida de la práctica religiosa. El tantra está de moda desde hace muchos años, por temporadas ésta moda se hace más evidente…pero al final todos creerán que saben lo que es el tantra, dirán que es una masaje con final sexual (el que sea), lo que no es una mala notícia, todo lo que traiga alegrías y bienestar es altamente valorable, los pequeños momentos de felicidad es lo que llevamos con nosotros y hacen nuestra vida mejor.
Pero el «TANTRA», solo se conoce y se entiende si se practica en todos los aspectos de tu vida cotidiana y no únicamente en el terreno sexual, y cundo al fin sabes lo que es, no lo cambiarías por nada… me costó entender, durante mucho tiempo me quedaba con lo superficial y me dormía leyendo libros, pero fue cuando lo viví en tierras lejanas y lo practique autenticamente, cuando comprendí y lo hice parte de mi vida.

«MASAJE NEO TANTRA»: esta sería el nombre real de lo que puedes encontrar en mis masajes, una experiencia que se basa en mis conocimientos como persona tantrica, mezclado con el bien hacer como masajista y el erotismo que caracteriza mis sesiones.
Una opción de masaje y ritual para vivir una experiencia embriagadora, envolvente y casi mística.

“Cuando soy masajista erótica soy como la brisa del mar que acaricia tu cuerpo, soy como las olas que suben y bajan, soy como el fuego que arde en pasión.
Cuando soy masajista tantra, soy agua, aire y fuego, de esto 3 elementos está hecho mi espíritu, que puede sentir y vivir cualquier persona de mente abierta y espíritu aventurero.”  Marisol Lasexy